5 consejos para mantener tu césped artificial en el sur

cuidar-cesped-sur

En la zona sur de España el césped artificial está teniendo mucho éxito porque hay áreas bastante secas en las que el ahorro de agua es fundamental y donde, además, tener un campo de hierba verde durante el invierno supone una auténtica inversión de tiempo y de dinero.

Una de las preguntas que más frecuentemente nos hacen nuestros clientes del sur respecto al césped artificial es referente a la temperatura que puede alcanzar y cómo se puede conseguir que este se mantenga fresco para que sea agradable caminar sobre él. Por eso, en estos consejos de mantenimiento, nos hemos centrado en este aspecto.

El problema del calor del césped artificial no es exclusivo del sur de España, también sucede en lugares de la meseta como Madrid. Incluso puede ocurrir en lugares del norte en los momentos más cálidos del verano. Por eso, estos consejos interesarán a todos aquellos que ya tengan césped artificial o estén pensando en ponerlo en sus casas.

Estos son los cinco puntos a tener en cuenta para mantener fresco el césped artificial, especialmente en el sur, pero en cualquier punto en el que pueda tener que soportar altas temperaturas.

1) Riégalo cada quince días

Uno de los principales problemas del césped artificial es que se calienta mucho con el sol debido a su composición plástica. Cuanta más calidad tenga el césped menos se calentará, pero siempre existirá este riesgo. Para minimizarlo se debe de regar el césped con cierta frecuencia. Si lo normal durante todo el año es una vez al mes o cada dos meses, durante la primavera se debe de regar cada quince días o incluso una vez a la semana cuando haya una ola de calor. No es necesario encharcarlo, pero sí que todo el césped reciba agua para que pueda estar mucho más fresco y evitar que sea incómodo sentarse o caminar descalzos por el mismo.

2) Usa arena de sílice

La arena de sílice es una buena arma para evitar que el césped se caliente. Es muy absorbente y al estar en la base del césped recoge toda la humedad cuando se riega impidiendo así que se evapore a los pocos minutos desapareciendo su efecto. Esta arena se coloca cuando se instala el césped artificial, pero también se puede ir rellenando cuando, debido al uso, se va perdiendo parcialmente. La apariencia de esta arena es la de piedrecitas de color blanco o blanco azulado y no se ven entre las briznas a no ser que se separen para comprobar que está ahí.

3) Humedécelo antes de usarlo

Si en un momento determinado el césped artificial está muy caliente puede humedecerse ligeramente antes de su uso. No se trata de regarlo, sino de que caiga un poco de agua que se puede rociar con una manguera en forma de lluvia. De este modo se refrescará instantáneamente y se podrá caminar sobre él sin ningún problema. En cualquier caso, hay que tener en cuenta que también la hierba natural o la arena de la playa están muy calientes en las horas en las que el sol golpea con más fuerza y que es algo natural, así que durante el mediodía lo mejor es caminar con calzado y tumbarse sobre toallas que eviten las altas temperaturas.

4) Cepíllalo con frecuencia

Cepillar el césped artificial con frecuencia te ayudará a descubrir qué zonas están quedando sin piedras de sílice y, por tanto, pueden tener problemas a la hora de refrescarse y retener el agua. Cuando descubras qué zonas tienen esta carencia solo tendrás que reponer las piedras de sílice, las cuales puedes comprar en sacos. Así, te asegurarás de que todo el césped artificial tiene la misma cantidad de agua. Además, el cepillado del césped ayuda a que se elimine todo el polvo y la suciedad que pueda haber sobre el mismo. Si el lugar en el que hay césped artificial es pequeño, algunas personas usan una fregona para retirar el polvo y refrescar la hierba. La fregona solo tiene que llevar agua. A continuación cepillan para que la hierba se vea bonita.

5) Cuidado con las malas hierbas

Si no se pone remedio, las malas hierbas pueden convertirse en un serio problema para el césped artificial porque pueden llegar a crear auténticos agujeros en el mismo, además de que mueven las piedras de sílice que son la base para que el campo esté fresco cuando hace calor. En la primavera es cuando el riesgo de que estas hierbas salgan es mayor, por lo que se recomienda que de vez en cuando se aplique un herbicida especialmente pensado para el césped artificial. Así, si en alguna zona estaba comenzando a brotar alguna hierba se acabará con ella antes de que suponga un peligro para el campo.

Y, si quieres saber más, ¡no dudes en comentarnos!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.