¿Por qué cambiar el césped de mi piscina por artificial?

piscina-cambiar-cesped

Si tienes césped natural en torno a tu piscina seguro que te has planteado más de una vez si te valdrá la pena cambiarla por hierba artificial. Y es que el trabajo que te dará este pedacito de campo natural seguro que es elevado.

Para disfrutar de una hierba espesa, verde y sin huecos tiene que realizar muchas labores de mantenimiento, entre las que se incluye abonar, regar y sustituir la hierba que se ha estropeado o que ha amarilleado por nuevas semillas que hagan brotar césped verde.

Ventajas del césped artificial

Además de las ventajas que tiene de por sí la hierba artificial y que hemos visto en muchos otros artículos, como el hecho de ser ecológica y no necesitar de mantenimiento, cuando hablamos del espacio que rodea a la piscina nos encontramos con algunas muy específicas.

  • La hierba artificial no se estropea con el cloro. Mientras que el campo de hierba natural morirá por el exceso de agua con color que seguramente acabara cayendo sobre ella, la hierba artificial no sufrirá de este problema, dentro de niveles normales de cloro.
  • La hierba artificial no es tan resbaladiza. No vamos a decir que es antideslizante porque evidentemente no es así, pero ni se acerca a los niveles de peligrosidad de la hierba natural cuando está mojada.
  • La hierba artificial es más aséptica. En la hierba natural puede haber toda clase de insectos e incluso puede haber hongos o moho que puede pasar al agua, pero esto no es así en la hierba artificial, la cual además se puede limpiar para que esté totalmente impecable.
  • Puedes elegir el modelo que te guste. En el césped natural tendrás que elegir el tipo de hierba que se adapte a tu tipo de tierra y a la climatología, pero en el césped artificial, una vez que hayas elegido la calidad deseada, solo tendrás que escoger conforme a tu gusto porque no tendrá que adaptarse al clima ni al tipo de suelo.

Por supuesto, también hay algunos puntos en contra del césped artificial. El que más suelen indicar es que este se calienta más cuando el sol le da de manera directa. Es cierto que puede ser así, pero nada que no se solucione refrescándolo con un poco de agua. Además, el sol no estropea el césped artificial, algo que sí ocurre con el natural.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.