Un campo de pádel con hierba artificial

El pádel es un deporte de moda desde hace ya muchos años. Su versatilidad hace que sea posible jugar en interior y en exterior y por eso muchas personas se han aficionado a este juego, que además puede jugarse en pareja, en solitario o incluso formar ligas y competiciones para darle más emoción.

Dadas las dimensiones de las pistas y su gran demanda, muchas comunidades de vecinos grandes, hoteles y otras instalaciones de ocio deciden que una pista de pádel forme parte de sus instalaciones.

Y una de las ventajas de este deporte es que es muy habitual jugarlo sobre hierba artificial, por lo que no es necesario un mantenimiento de la hierba, como ocurre con otro tipo de deportes.

Un campo de pádel en interior

Si se va a crear un campo de pádel en interior, la instalación de la hierba no puede ser más sencilla. Solo hace falta un suelo totalmente liso sobre el cuál situar la moqueta para que todo quede cubierto perfectamente.

Hay césped artificial especialmente pensado para los campos de pádel, por lo que la elección del mismo no es complicada. Incluso se puede encontrar en diferentes colores siendo muy habitual el uso del azul.

Un campo de pádel en exterior

En el exterior la construcción de una pista de pádel con césped artificial requiere del trabajo previo de empresas césped artificial especializadas en su instalación para que todo esté correcto y no haya problemas de encharcamientos.

Ellos se encargarán no solo de la colocación del césped al igual que en una pista interior, sino también de la preparación del terreno anterior a la colocación de la hierba. De este modo, todo estará perfecto para jugar.

¿Y el tenis?

Por ahora no es muy habitual jugar al tenis en hierba artificial, pero ya comienza a haber pistas de este material. La sequía obliga a economizar agua y el césped artificial permite además abaratar los costes de mantenimiento de los campos.

Como sucede siempre que la hierba artificial se introduce en algún deporte, son muchas las preguntas que se hacen los aficionados. Pero, lo que está claro, es que para jugar al tenis en plan aficionado el césped artificial es una alternativa estupenda, sobre todo cuando se trata de crear una pista en una urbanización.

En el terreno profesional, seguramente acabemos viendo este tipo de campos, como ha ocurrido en otros deportes, ya que los cambios en el estilo de vida y la preocupación por el medio ambiente marcan esta tendencia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.