¿Cómo preparar el terreno para instalar el césped artificial?

instalar-cesped-artificial

Hemos hablado muchas veces de la necesidad de que el césped artificial esté bien instalado para que se mantenga en buenas condiciones todo el tiempo que indica su garantía e incluso más. Pero, ¿cómo se debe preparar el terreno para instalar el césped artificial? ¿Por qué es tan importante para que todo quede perfecto? Vamos a conocer un poco más cuál es el trabajo de los instaladores del césped y por qué es tan importante escoger bien a las personas que harán este trabajo en nuestro jardín.

Pasos para preparar el terreno para instalar el césped artificial

#Paso 1: El primer paso, quitar lo que ya existe

Si se quiere instalar césped artificial, normalmente en el lugar en el que se vaya a colocar habrá otro tipo de hierbas, ya sea césped natural, campo o incluso pequeños setos o arbustos. Hay que decidir qué va a ser lo que va a quedar y qué se va a eliminar. La hierba o césped, como mínimo, habrá que hacerla desaparecer.

Para esto se pueden emplear diferentes métodos, pero es importante que una vez que se ha quitado toda la hierba se empleen herbicidas que garanticen que no van a volver a salir en breve. La tierra tiene que quedar sin nada para poder seguir con el proceso de preparación del suelo.

#Paso 2: A continuación, se allana el terreno

El segundo paso en el proceso de preparación del terreno es allanar perfectamente el jardín sobre el que se quiere colocar el césped. No pueden quedar piedras, montículos pero tampoco huecos, ya que todo esto se notaría debajo del césped y contribuiría a su deterioro, a que aparezcan pliegues y, en definitiva, a que no podamos disfrutar del césped como se debería.

Para este trabajo se suele utilizar una máquina apisonadora si la superficie lo permite o un rodillo especial en pequeñas superficies. Con el terreno compacto y bien nivelado, los expertos tendrán que determinar la capacidad que tiene el suelo para drenar el agua.

Aquí entrarán en la ecuación el tipo de tierra que haya en el terreno y también el clima de la zona, ya que no es lo mismo un lugar en el que no llueva con frecuencia que otro en el que se sepa que va a llover mucho o un lugar en el que llueve pocas veces al año pero con mucha intensidad.

#Paso 3: Las capas previas

En la mayoría de los casos se coloca una capa de material que ayude a drenar, como grava o arena especialmente pensada para absorber el agua y facilitar su eliminación. Así, no habrá problemas de formación de charcos que no acaban de desaparecer sobre la hierba artificial. Esta es la primera de las capas que se colocan sobre la tierra.

A continuación, lo normal es colocar una malla antihierbas que se clava en el suelo. Esta malla garantiza que las malas hierbas no saldrán o aparecerán solo de manera anecdótica. Incluso con la malla puede salir en alguna ocasión una mala hierba, por lo que se recomienda vigilar el césped y, si se ve alguna de estas hierbas, arrancarla y echar un herbicida para impedir que salgan más.

Con esto, todo estará preparado para la colocación del césped artificial que se haya elegido para el jardín. Hay que tener claro el diseño que se quiere según el espacio para planificar bien la colocación y no encontrarnos con sorpresas.

#Paso 4: La colocación de la hierba

El césped artificial se debe de colocar siempre en la misma dirección para que tenga así un aspecto verdaderamente realista. Un error común en personas que colocan el césped ellos mismos es no fijarse en la dirección de la hebra de la hierba. Cuando acaban de instalar, se encuentran con que los trozos y recortes que se han hecho se ven claramente y el jardín parece realizado con alguna caótica técnica de patchwork.

Normalmente, se recortan los bordes de las piezas de césped antes de colocarlas ya que estos podrían estar ligeramente dañados. Tras hacer esto, se colocan dejando una distancia de aproximadamente medio centímetro entre una tira y otra. Hay que peinar bien el césped para comprobar que no se noten las uniones y, si se perciben, acercar un poco más las tiras a colocar.

Una vez que estamos seguros de que todo queda perfecto, se levantan las tiras del césped y se coloca el método de unión. Este puede ser una banda autoadhesiva que permite pegar las tiras y que no se separen a pesar de que se corra o se juegue sobre la hierba. A continuación, se clava el césped al suelo para asegurarlo perfectamente y que no se mueva por ningún lado.

Hay que poner especial cuidado cuando se hacen recortes para respetar un árbol o un seto de flores. Aquí es donde realmente se ve la mano experta haciendo que todo quede perfecto y el jardín se vea bonito y natural.

Por último, se puede extender sobre el césped arena de sílice, que ayudará a que no se caliente durante el verano ya que absorbe el agua del riego y se cepillará la hierba.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.